Uso de smartphones en niños provoca problemas de concentración e hiperactividad

Autores del estudio aconsejaron a los papás vigilar más el uso de las nuevas tecnologías por parte de sus hijos.

 

El uso diario de smartphones por parte de los niños incrementa el riesgo de que sufran problemas de concentración e hiperactividad, según un estudio presentado hoy en Berlín.

 

El riesgo de tener alteraciones en la concentración es seis veces mayor entre niños de ocho a 13 años que usan más de media hora diaria sus teléfonos, que los que no lo usan.

 

El estudio, en el que participaron más de 5.500 niños y padres, muestra también que la hiperactividad motora se da 3,5 veces con más frecuencia de lo normal entre los niños de entre dos y cinco años que usan el celular más de media hora al día. Más del 16 por ciento de los jóvenes de entre 13 y 14 años señalan tener problemas para controlar el uso de Internet. Pero también el empleo de un smartphone puede suponer un problema para los más pequeños. Existen indicios mensurables de que cuando la madre de manera paralela a amamantar o al cuidado del lactante emplea medios digitales, esto genera alteraciones. “Los niños no beben correctamente y duermen mal”, explicó la experta del Gobierno alemán Marlene Mortler.

 

Mortler aconsejó a los padres vigilar más el uso de las nuevas tecnologías por parte de sus hijos. Los expertos creen que existen cerca de 600.000 adictos a Internet y 2,5 millones de internautas problemáticos en Alemania. “Un seis por ciento de los niños de entre 12 y 17 años en nuestro paí¬s necesitan definitivamente tratamiento”, afirmó.

 

El presidente de la Asociación de pediatras y médicos de menores, Uwe Büsching, recomendó que los niños no usen smartphone alguno antes de cumplir los 12 años. Al igual que en el tráfico, se necesitan reglas claras para el uso de los medios, señaló. Antes de la compra de un celular para un menor, los padres deberían establecer un contrato con sus hijos sobre los límites de su uso, afirmó. Lo importante es que los niños no naveguen en Internet sin vigilancia y que se desconecte de manera automática tras un tiempo determinado, agregó.

 

El autor del estudio Rainer Riedel, director del Instituto de Economía médica e investigación de servicios de sanidad de Colonia, abogó por que los padres lean también los chats de clase en los smartphone. Esto podría proteger a los menores de sufrir “mobbing”, comentó. También sería bueno sentarse a la mesa en familia sin celulares, aconsejó. En su opinión, junto con el uso de medios digitales deberían dejarse también espacio para escalar, pintar o nadar.

 

Mortler recomendó a los padres fijarse en las necesidades reales de sus hijos. “El niño llora cuando quiere leche de la madre o su amor, pero con seguridad no cuando tiene ganas de un smartphone”, declaró.

 

Agregar un comentario

Your email address will not be published.