«

»

Seis tips para evitar que tus hijos se enfermen por comer más chocolate de la cuenta esta Pascua

 

 La clave no sólo está en la cantidad, sino también en la calidad del producto. Una nutricionista aconsejó hacer huevitos caseros o cambiarlos por alimentos saludables con decoración festiva.

 

El domingo próximo es Pascua de Resurrección y los niños esperan con ansias ese día por los huevitos de chocolate. Por lo general, los más pequeños no se miden en el consumo de éstos, lo que puede ser un riesgo para su salud dependiendo de la cantidad y calidad del producto.

 

La tradicional búsqueda de huevitos tiene sus raíces en el mundo cristiano, cuando se prohibía el consumo de huevos durante la época de cuaresma y la alternativa era guardarlos hasta esa fecha.

 

“Esta es una tradición difícil de evadir, no solo para los cristianos que celebran la resurrección de Jesucristo, sino para todos quienes comparten la alegría y felicidad de los niños”, dijo la docente de Nutrición y Dietética de la Universidad del Pacífico, Stefanie Chalmers.

 

Es por eso que la profesional aconsejó cuánto y qué tipo de chocolate consumir para evitar malestares:

 

  • Calidad:elegir chocolate de buena calidad, con un contenido de cacao superior al 65% y sin grasas o azúcares añadidas. En este caso, queda eliminado de raíz el chocolate blanco por su alta cantidad de grasa y azúcar.

 

  • Cantidad:la ingesta de un niño saludable no debería superar los 2 gramos de chocolate por kilo de peso corporal; es decir, para un niño de 30 kilos, ofrecer un máximo de chocolate de 60 gramos; mientras que un adulto no debe consumir más de 1 gramo por kilo de peso corporal.

 

  • Sin relleno:preferir huevitos huecos, ya que un huevito macizo puede ofrecer de 2 a 5 veces más calorías que un huevito hueco del mismo tamaño.

 

  • Caseros:también se pueden hacer huevitos caseros para asegurar la calidad nutritiva del mismo. Además, esto permite a la familia compartir un grato momento y generar en los niños un momento de alegría diferente.

 

 

  • Usar la psicología:también se puede colocar un envoltorio llamativo por sobre el papel del huevito, para que el niño lo valore más por su apariencia y así olvidará la menor cantidad de chocolate que éste le pueda ofrecer.

 

  • Sustituir los huevitos por alimentos saludables con decoración festiva: crear decoraciones comestibles en base a fruta y jalea es una alternativa saludable para limitar el exceso de ingesta calórica. La idea igual es esconder los alimentos para que los niños no vean frustradas sus expectativas por encontrar abundantes sorpresas de pascua.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>