Polo gastronómico Plaza Perú se la juega por reciclaje del aceite

1 (13)Cada litro de aceite vertido al alcantarillado puede contaminar hasta mil litros de agua, debido a que no puede ser tratada en los sistemas de saneamiento de aguas servidas. Un serio problema ambiental que será asumido gracias a un innovador proyecto, que involucrará el trabajo de Essbio junto a la Municipalidad de Concepción y restoranes del polo gastronómico Plaza Perú.

 

La iniciativa corresponde a un piloto que deriva de una alianza público-privada entre Essbio, municipios locales, la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático, y la fundación Green OP; que la sanitaria local ha realizado en distintos puntos del Gran Concepción. Se trata de un esfuerzo por reducir la cantidad de aceite doméstico, grasa y aguas de lavado que llegan a las redes de alcantarillado, y mejorar el desempeño ambiental de restoranes, a través de un proceso educativo que se complementará con un sistema de segregación y tratamiento de estos residuos.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La Directora de Medio Ambiente de la Municipalidad de Concepción, Andrea Aste, explicó que la campaña “tiene por objetivo cuidar y mantener los desagües de aguas servidas libres de grasas y de aceites. Por lo tanto que los locatarios se hagan responsables de la adecuada disposición de los aceites usados”.

 

“Lo que pretendemos en definitiva a través de todas las campañas es inculcar hábitos que tengan relación con la mantención del entorno y la protección del medio ambiente a través de acciones que deberían ser permanentes, vienen a complementar todas las campañas educativas” agregó

 

El proyecto tendrá cuatro etapas en que se diseñarán soluciones y se capacitará a los operarios en la implementación de un sistema de segregación y disposición previo al reciclaje, proceso que culminará con la certificación de los locales que logren los objetivos.

 

Ana María Lezcano, subgerente zonal de Essbio, destacó la relevancia de esta iniciativa por sus beneficios ambientales y operativos. “El tratamiento de aceites y grasas es un problema complejo en el saneamiento de aguas servidas, porque dañan el alcantarillado y permanecen en el ambiente sin degradarse, porque el tratamiento que aplicamos en nuestras plantas por normativa se centra en los contaminantes microbiológicos”, explicó.

 

Se calcula que el 95% del aceite desechado en Chile simplemente se bota al alcantarillado y por ese medio llega a los ríos y mares, por lo que “con este proyecto estamos atendiendo un problema ambiental gracias a una alianza que ya se concretó con San Pedro de la Paz y Hualpén”, comentó la ejecutiva.

 

En tanto, María Victoria Borzone, de la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático, manifestó su intención de continuar materializando esta estrategia de cuidado de nuestro ecosistema.

 

La experiencia permitirá reducir los riesgos sanitarios por obstrucción o mal funcionamiento del alcantarillado, además de ayudar al cumplimiento normativo y mejor desempeño ambiental de este grupo de locales penquistas.

 

Agregar un comentario

Your email address will not be published.