Municipio se une a campaña y dice ¡NO al acoso!

IMG_8305-2Con el objetivo de visibilizar y educar, a través de una campaña de difusión e intervenciones urbanas, la realidad del Acoso en todos sus niveles, la Fundación para la Promoción y Desarrollo de la Mujer (Prodemu), junto al municipio penquista, Seremi de Transportes y gremios de transportistas difunden campaña #ParemosElAcoso.

 

La acción impulsada por la Dirección Regional de Prodemu busca frenar el acoso a mujeres tanto en los ámbitos públicos como privados, sumando diferentes actores sociales y políticos para generar un cambio cultural sobre este tipo de temáticas

 

“Esto apunta a un cambio cultural en la forma en la cual interactuamos con las personas de otro sexo, en el caso de los hombres teniendo respeto por las mujeres que es el objetivo de esta campaña de la cual nos hacemos parte y que también se va a replicar en nuestras escuelas y liceos de Concepción” señaló el alcalde Álvaro Ortiz.

 

Para crear conciencia en la ciudadanía las autoridades entregaron volantes educativos en paradero de la Plaza de Tribunales y colocaron adhesivos de la campaña en los microbuses que transitan por calle O’higgins. La idea es erradicar las acciones que violenten a las mujeres y dejar de naturalizarlas.

 

La directora regional de Prodemu, Carolina Toro, destacó la importancia de seguir sumando actores sociales y políticos, así como  entidades privadas y públicas  a esta campaña “Se han sumado a esta campaña la federación de transportistas, el alcalde de Concepción, el seremi de Transportes y dijeron nosotros nos hacemos cargo y ayudamos a visibilizar una acción violenta que sufren las mujeres en algunos espacios públicos” destacó.

 

Esta campaña finalizará con el Seminario “Implementación de protocolos para la prevención del acoso en espacios educativos”, que se realizará el miércoles 09 de agosto, a las 11:00 horas en la Universidad del BioBío.

a

¿Qué es el acoso sexual callejero (ASC)?

 

Son prácticas de connotación sexual ejercidas por una persona desconocida, en espacios públicos como la calle, el transporte o espacios semi públicos (mall, universidad, plazas, etc.); que suelen generar malestar en la víctima. Estas acciones son unidireccionales, es decir, no son consentidas por la víctima y quien acosa no tiene interés en entablar una comunicación real con la persona agredida.

 

Las prácticas de acoso sexual callejero son sufridas de manera sistemática, en especial por las mujeres, ocurriendo varias veces al día desde aproximadamente los 12 años, lo que genera traumatización no sólo por hechos de acoso especialmente graves, sino por su recurrencia.

 

Los efectos del acoso se demuestran en acciones cotidianas de la víctima como:

 

  • Cambiar los recorridos habituales por temor a reencontrarse con el o los agresores.
  • Modificar los horarios en que transita por el espacio público.
  • Preferir caminar en compañía de otra persona.
  • Modificar su modo de vestir buscando desincentivar el acoso.

 

 

Agregar un comentario

Your email address will not be published.