«

»

Este viernes pasado marco un año desde que “Daniel”, adolescente montrealés, fue deportado solo hacia la ciudad de México.

A pesar de que numerosos grupos comunitarios y amigos se reunieron en el aeropuerto de Dorval con la firme intención de denunciar la violencia del sistema de educación quebequense, el  Servicio de la Policía de la Ciudad de Montréal (SPVM) y la agencia de servicios fronterizos canadiense que han colaborado (ASFC) siglas en francés en su caso, “Daniel” de tan solo 17 años, fue forzado a subir a bordo del vuelo Aeroméxico AM681 y deportado el 16 de octubre de 2014.

 

Desde entonces, “Daniel” debe desenvolverse solo y por sí mismo en una de las ciudades más peligrosas del mundo, separado de su familia, que reside en Montréal.  “Daniel” tiene, además, problemas de audición que vuelven a su situación más precaria.

 

 Ni un solo partido federal  canadiense se ha pronunciado sobre este asunto.

 

Los tres partidos principales se han interesado de manera repetida pero ninguno de ellos ha realizado los pasos necesarios para evitar la deportación de “Daniel” ni de traerlo a su hogar. Los conservadores, incluso, nunca llegaron a examinar la demanda  de inmigración de la familia de “Daniel”, depositado desde hace más de un año, a pesar de que era su obligación legal.

 

El ministerio de Inmigración de Québec se ha negado también a proporcionar ayuda, a pesar de su responsabilidad evidente en el caso: si Quebec se hubiera dotado de un sistema de educación seguro para todos los niños y adolescentes sin tener en cuenta el estatus (de inmigración) de cada uno, “Daniel” habría sido un estudiante en una escuela secundaria en Montréal en lugar de un niño trabajador en las fábricas de México.

 

El alcalde actual de la ciudad de Montréal, Denis Coderre, quien ha supervisado la deportación de más de 20.000 personas en Canadá mientras fue ministro federal de Inmigración (2002-2004), no se molestó en responder a una carta de la madre de “Daniel”, solicitando su intervención en el caso, la cual había sido enviada a su despacho hace más de un mes. El mismo día que la carta era enviada, M. Coderre anunciaba sin embargo su apoyo para la acogida de refugiados sirios en Montréal.

 

“Daniel” y su familia son refugiados de México. Como cientos de miles de otros en Canadá, ellos han visto su estatus de refugiado rechazado por un sistema arbitrario en el que el verdadero propósito es la preservación de acceso privilegiado a los recursos globales. Como cientos de miles de otros, su familia ha decidido permanecer en Canadá sin estatus, rechazando regresar a una situación todavía más difícil y precaria que aquellas que ya han decidido irse. “Bienvenida a los refugiados” no significa absolutamente nada si aquello no incluye al conjunto de miembros de nuestra comunidad que viven en condiciones de precariedad y de sobre explotación en razón de su estatus de inmigración.

 

Contexto:

 

Junio 2008: temiendo por la seguridad de su familia, tras recibir amenazas, la madre de Daniel se va de México hacia Canadá con sus hijos. Con esta decisión, ella piensa que sus hijos podrán crecer con toda seguridad y tendrán una vida mejor. A la edad de 10 años, Daniel es escolarizado en Montréal.

 

Febrero 2010: la familia es rechazada como refugiada. La madre hizo la difícil elección de vivir sin estatus, ya que volviendo a México, comprometía la seguridad y el futuro de sus hijos. La familia de Daniel engrosa, de esta forma, la larga lista de centenas de miles de sin-papeles que viven en Canadá.

 

15 de enero 2014: Daniel, que reside en Québec desde hace 6 años, es convocado en su escuela secundaria. Le dicen que si su madre no va a pagar las facturas para su inscripción, llamarán a Inmigración Canadá y su familia será deportada.

 

La suma asciende a 6.000 dólares por niño y por año y sin exigidos para la inscripción en las escuelas públicas quebequense a la mayoría de hijos de personas sin estatus. Daniel cambia de escuela.

 

8 octubre 2014: Daniel va de visita el día de su 17 cumpleaños a su antigua escuela para ver a sus compañeros. El grupo de amigos se reúne sobre la acera y después vuelven a la escuela. Daniel es inmediatamente interceptado por el servicio de seguridad. El Servicio de la Policía de la Ciudad de Montréal (SPVM)  llega, le pregunta sobre su estatus de inmigración. Daniel es detenido y esposado delante de sus amigos. El Servicio de la Policía de la Ciudad de Montréal (SPVM), entonces, lo entregó a la Agencia de servicios fronterizos de Canadá (ASFC), donde fue detenido durante una semana, aislado en el centro de detención de Laval, ya que era menor.

 

10 Octubre 2014: Una demanda de residencia permanente por consideraciones de orden humanitaria es depositado, la demanda permitiría la regularización de la familia y el regreso de Daniel.

 

16 octubre 2014: Daniel es deportado a México solo. 

 

“Daniel” recordamos que Daniel es el nombre ficticio del joven deportado.

 

 

Notas de prensa:

 

http://noticiasmontreal.com/146178/ramenons-daniel-inician-campana-para-pedir-que-adolescente-deportado-regrese-a-canada-mexico/

 

http://www.rcinet.ca/es/2015/05/11/que-daniel-vuelva-a-casa/

 

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>